Si estás comenzando con el teletrabajo, es común que cometas algunos errores de novato. Para que no tengas una mala pasada, en este post hablaremos de cómo puedes evitarlos prestando atención a estos consejos.

1) Descuidar las formas del perfil y las propuestas…

A tus clientes, en general, no les interesa saber que has terminado la escuela con un buen promedio, les interesa, por ejemplo, saber que eres un buen redactor de contenidos, que escribes velozmente, sin faltas de ortografía, sin errores gramaticales y que eres muy creativo a la hora de desarrollar tus artículos. Enfócate en hablar de lo que tú sabes hacer y no tanto en tus logros personales o académicos si quieres dar en la tecla.

Si tu cliente pide en su publicación un artículo creativo y perfectamente escrito, demuéstrale en tu propuesta por qué eres la persona adecuada para entregarle ese trabajo explicándole tus habilidades como redactor.

no-eres-tu-es-tu-ortografia

2) No delinear tu marca personal para el futuro…

Otro consejo a tener en cuenta cuando comienzas en el teletrabajo, tiene que ver con tu Marca Personal, es decir, con lo que quieres que sepan de ti las personas que pueden contratarte.

En esta área, tienes que buscar la forma de que tu perfil te describa como la persona especial y única que eres. Tendrás que buscar aquellas características particulares que te diferencian del resto, como pueden ser: ser muy dado en el contacto con las personas, saber entender profundamente lo que piden tus clientes y lo que se espera de tu trabajo, ser una persona organizada, ser responsable con las fechas de entrega, etc.

Haciendo hincapié en estas características que son solo tuyas, podrás diferenciarte de los demás teletrabajadores en tu área y tendrás más posibilidades de ser elegido.

3) Elegir 10 áreas del teletrabajo…

Ser específico en el área de teletrabajo a la que aspiras es esencial. La tentación es mucha al principio, ya que, lógicamente tienes la habilidad para hacer más de un tipo de teletrabajo. Pero, si quieres hacer de todo, terminarás sin conseguir nada. En cambio, si te enfocas en una sola área, tienes más posibilidades de posicionarte como experto.

4) Olvidarse de los Feedbacks, estrellitas y porcentajes…

Verás que las distintas plataformas tienen sistemas de reconocimientos para los teletrabajadores. En algunas tendrás estrellitas; en otras, porcentajes; calificaciones de tus clientes; premios o reconocimientos, etc.

Cada plataforma de teletrabajo tiene un sistema específico que reconoce a los teletrabajadores más efectivos en sus perfiles. Por eso, cuando termines tus proyectos, envíales tu feedback a los clientes y si no te devuelven los tuyos, pídeselos amablemente.

Tus calificaciones son un factor determinante a la hora de que te elijan.

 

estrellas

 

5) Copiar y pegar propuestas…

Los clientes están tan cansados de que los teletrabajadores copien y peguen una propuesta pre-armada que, a veces, ¡¡hasta escriben claves debajo de la publicación del trabajo para que tú les compruebes que has leído toda la descripción!!

Entonces, si te piden: “escribe PATO si has leído todo”, comienza tu propuesta con “PATO”.

Si piden que envíes tu perfil de LinkedIN y aun no lo has hecho, hazlo y luego envías tu propuesta con el link.

Si dicen que tienen un presupuesto de 10 dólares y tú te postulas con 100, olvídate.

Evalúa las publicaciones adecuadas para ti antes de postularte. De esta forma, tendrás más posibilidades de ser elegido y, de paso, no le haces perder el tiempo a un potencial cliente.

6) Aceptar “trabajo en negro”…

En el momento en que te sales de la plataforma que has elegido para teletrabajar, la misma dejará de responder por ti porque has violado sus reglas.

A veces, los clientes quieren contactarte por fuera simplemente porque no quieren pagar las comisiones que piden las plataformas pero, muchas otras, lo hacen porque no tienen la mínima intención de pagarte por tu trabajo.

Es como trabajar en negro en cualquier trabajo convencional, te endulzarán con el hecho de que ganarás más dinero y luego, puede que te estafen.

Si aun así, decides hacerlo, a menos que sea un cliente de suma confianza, pídele un porcentaje del dinero por adelantado y evita las pagas “mensuales”.

7) No fijarse quién te está contratando…  

Siempre tienes que evaluar al cliente.

Muchas veces tus clientes tienen webs reconocidas y cierto renombre en internet, lo que suele ser una garantía de que NO quieran arruinar su reputación por unos dólares que te deben a ti o maltratándote… Pero, otras veces, son anónimos e imposibles de rastrear.

En estos casos, evalúa en la plataforma que hayan pagado anteriormente y lee los feedbacks que les han dado otros teletrabajadores que contrataron. Así como tú obtienes estrellitas o algún otro reconocimiento en tu perfil, los clientes también son calificados por pagar, y tú puedes acceder a esas calificaciones antes de considerar su propuesta.

 

Déjanos un comentario si quieres contarnos acerca de otros errores de novato o si tienes alguna pregunta para hacernos. Nos encantaría leer tu opinión 🙂