¡Hola! Me llamo Silvia y soy de Cochabamba, Bolivia y esta es mi historia.

Tengo dos hijas adolescentes y soy divorciada. Estoy a punto de llegar al medio siglo de existencia, pero todavía tengo muchas responsabilidades económicas, o sea que lo que menos está en mi mente es la jubilación.

Yo estudié Informática y varios años trabajé en algunas empresas locales realizando mi profesión. Pero luego, tuve que aceptar un trabajo de Asistente Administrativo por doce años. Si bien el trabajo era bien pagado, por el hecho de que jamás iban a promoverme y que los horarios eran demasiado estrictos, tuve que renunciar.

Emprendí mi negocio propio (una ferretería) en el cual ya estoy tres años, pero la situación económica de mi país es muy difícil, por lo que los ingresos son mínimos. Ya agoté las reservas que tenía. Busqué otras actividades extras para conseguir más ingresos, vendí productos por catálogo, seguros y varias cosas mas, pero es un mercado muy difícil.

En eso es que un día me encontré con una publicidad de VirtualiaNet. Mucho tiempo antes ya estuve buscando oportunidades laborales que sean compatibles con mi trabajo principal y mis habilidades. Y hubo algo en esa publicidad que me llamó la atención para investigar un poco más. Creo que fueron muy convincentes, pues yo, que jamás uso mi tarjeta de crédito en internet, terminé pagando el curso con la misma.

Estoy convencida de fue la mejor decisión que tomé. Me abrieron los ojos a las oportunidades que estaba buscando. A parte de aprender sobre las diferentes profesiones y trucos para realizar mejor un trabajo, me puse a investigar sobre cómo esto podía funcionar en Bolivia.  Poco tiempo después de empezar con los cursos, yo ya tenía mi perfil creado en Workana, Upwork, Freelancer y Fiverr. Pero me dediqué a perfeccionarlos en Upwork y Fiverr por el simple hecho de que trabajaban con Payoneer (el medio de pago con el que yo puedo cobrar mi dinero desde Bolivia). Revisé muchos perfiles, trabajé en mi portfolio y me dediqué a aplicar y promocionarme. Tan sólo 45 días después conseguí mi primer trabajo en una profesión que yo ya conocía y practicaba: Traducciones.

Para ser honesta costó bastante conseguir los siguientes trabajos luego del primero, pero poco a poco sucedió y ahora tengo unos cuantos clientes que retornan con más trabajo. Sin embargo eso no me impide que yo siga aplicando a todos los trabajos que pueda a diario.

Fue gracias a VirtualiaNet  y todo el equipo que lo compone que ahora estoy aquí, diciendo que esto sí funciona! Me dieron la información y el ánimo que necesitaba para comenzar y triunfar. Sólo tengo palabras de agradecimiento para todo el equipo de VirtualiaNet ya que hoy puedo decir orgullosamente que soy una feliz teletrabajadora.